Desarrollo y validación de un puntaje de riesgo de fragilidad hospitalaria con foco en las personas mayores en entornos de cuidados agudos usando registros electrónicos hospitalarios: estudio observacional.

Antecedentes: Las personas mayores están aumentando como usuarios de atención médica a nivel mundial. Nuestro objetivo fue establecer si las personas mayores con características de fragilidad y que están en riesgo de obtener resultados adversos en la atención de la salud, podrían identificarse utilizando datos recopilados de forma rutinaria.

Métodos: Se utilizó un enfoque de tres pasos para desarrollar y validar los códigos de diagnóstico de déficits de salud de la Clasificación Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Relacionados, décima revisión (ICD-10). En primer lugar, se llevó a cabo un análisis de conglomerados para identificar a un grupo de personas mayores (≥75 años) ingresadas en el hospital que tenían un alto uso de recursos y diagnósticos asociados con la fragilidad. En segundo lugar, creamos un puntaje de riesgo de fragilidad hospitalaria basado en los códigos ICD-10 que caracterizaron a este grupo. En tercer lugar, en cohortes separadas, probamos qué tan bien el puntaje predijo los resultados adversos y si identificó grupos similares como otras herramientas de fragilidad.

Recomendaciones: En la cohorte de desarrollo (n = 22.139), las personas mayores con diagnósticos de fragilidad formaron un grupo distinto y tuvieron un mayor uso hospitalario no electivo (33,6 días-cama durante 2 años en comparación con 23,0 días-cama para el grupo con el siguiente número más alto de días-cama). En la cohorte de validación nacional (n = 1.013.590), en comparación con los 429.762 (42,4%) pacientes con los puntajes de riesgo más bajos, los 202.718 (20, 0%) pacientes con los puntajes de riesgo de fragilidad hospitalaria más altos habían aumentado probabilidades de mortalidad a 30 días (odds ratio 1,71, IC 95% 1,68-1,75), estancia hospitalaria prolongada (6,03, 5,92-6,10) y readmisión a los 30 días (1,48, 1,46-1,50). Las c estadísticas (es decir, discriminación de modelo) entre individuos para estos tres resultados fueron 0,60, 0,68 y 0,56, respectivamente. El puntaje de riesgo de fragilidad hospitalaria mostró superposición equitativa con escalas dicotómicas de Fried y Rockwood (puntajes kappa 0,22, IC 95% 0,15-0,30 y 0,30, 0,22-0,38, respectivamente) y acuerdo moderado con el índice de fragilidad de Rockwood (coeficiente de correlación de Pearson 0,41, IC 95% 0,38-0,47).

Interpretación: El Hospital Frailty Risk Score ofrece a los hospitales y sistemas de salud una forma sistemática y de bajo costo para detectar la fragilidad e identificar a un grupo de pacientes que tienen un mayor riesgo de resultados adversos y para quienes un enfoque en sintonia con la fragilidad podría ser útil.

Gilbert, T, Neuburger, J, Kraindler, J et al. Development and validation of a Hospital Frailty Risk Score focusing on older people in acute care settings using electronic hospital records: an observational study. (published online April 26.)Lancet2018; http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(18)30668-8

Please follow and like us:

About Eduardo Gallegos

Dr. Eduardo Gallegos Chávez: Médico Geriatra. Diplomado en Geriatría y Gerontología Universidad de Concepción, Diplomado en Gestión de instituciones de Salud Universidad de Chile. Estudios de Magister en Salud Pública Universidad de Chile, Diplomado en Medicina Basada en Evidencia Pontificia Universidad Católica de Chile, Estudios en Práctica Clínica Basada en Evidencia Universidad de Mac Master- Canada. Profesor de Medicina y Geriatría de la Universidad de Santiago de Chile.
This entry was posted in Fragilidad, Niveles asistenciales and tagged , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.