Asociación de entrenamiento con ejercicios a largo plazo y riesgo de caídas, fracturas, hospitalizaciones y mortalidad en adultos mayores. Revisión sistemática y metaanálisis.

Importancia: Los beneficios del ejercicio a largo plazo en eventos adversos prevalentes en las poblaciones mayores, como caídas, fracturas u hospitalizaciones, aún no se han establecido ni se conocen.

Objetivo: Revisar e investigar sistemáticamente la asociación de las intervenciones de ejercicio a largo plazo (≥1 año) con el riesgo de caídas, caídas perjudiciales, caídas múltiples, fracturas, hospitalización y mortalidad en adultos mayores.

Fuentes de datos: PubMed, Registro Central Cochrane de Ensayos Controlados, SportDiscus, PsychInfo y Ageline. Se realizaron búsquedas hasta marzo de 2018.

Selección del estudio: Ensayos clínicos aleatorios (ECA) con ejercicios de duración de intervención de 1 año o más, en participantes de 60 años o más.

Extracción de datos y síntesis: Dos evaluadores seleccionaron de forma independiente los artículos, resumieron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. Los datos se combinaron con las razones de riesgo (RR) utilizando el modelo de efectos aleatorios de DerSimonian y Laird (método de Mantel-Haenszel).

Principales resultados y medidas: Seis resultados binarios para el riesgo de caídas, caídas perjudiciales, caídas múltiples (≥2 caídas), fracturas, hospitalización y mortalidad.

Resultados:  46 estudios (22.709 participantes) se incluyeron en la revisión y 40 (21.868 participantes) en los metaanálisis (edad media [DE], 73,1 [7,1] años; 15054 [66,3%] de los participantes eran mujeres ). El ejercicio más utilizado fue un entrenamiento de múltiples componentes (ej, aeróbico más fuerza más equilibrio); la frecuencia media fue de 3 veces por semana, aproximadamente 50 minutos por sesión, a una intensidad moderada. Los grupos comparadores a menudo eran controles activos. El ejercicio disminuyó significativamente el riesgo de caídas (n = 20 ECA; 4420 participantes; RR, 0,88; IC 95%, 0,79-0,98) y caídas perjudiciales (9 ECA; 4481 participantes; RR; 0,74; IC 95%, 0,62-0,88) , y tendió a reducir el riesgo de fracturas (19 ECA; 8410 participantes; RR, 0,84; IC del 95%, 0,71-1,00; P = 0,05). El ejercicio no disminuyó significativamente el riesgo de caídas múltiples (13 ECA; 3060 participantes), hospitalización (12 ECA; 5639 participantes) y mortalidad (29 ECA; 11441 participantes). Los análisis de sensibilidad proporcionaron resultados similares, excepto el metaanálisis de efectos fijos para el riesgo de fractura, que mostró un efecto significativo que favoreció a los deportistas (RR, 0,84; IC 95%, 0,70-1,00; P = .047). Las metarregresiones sobre la mortalidad y las caídas sugieren que 2 a 3 veces por semana sería la frecuencia óptima de ejercicio.

Conclusiones y relevancia: El ejercicio a largo plazo se asocia con una reducción de caídas, caídas perjudiciales y probablemente fracturas en adultos mayores, incluidas las personas con enfermedades cardiometabólicas y neurológicas.

JAMA Intern Med. 2019;179(3):394-405. doi:10.1001/jamainternmed.2018.5406

Please follow and like us:

About Eduardo Gallegos

Dr. Eduardo Gallegos Chávez: Médico Geriatra. Diplomado en Geriatría y Gerontología Universidad de Concepción, Diplomado en Gestión de instituciones de Salud Universidad de Chile. Estudios de Magister en Salud Pública Universidad de Chile, Diplomado en Medicina Basada en Evidencia Pontificia Universidad Católica de Chile, Estudios en Práctica Clínica Basada en Evidencia Universidad de Mac Master- Canada. Profesor de Medicina y Geriatría de la Universidad de Santiago de Chile.
This entry was posted in Caídas, Ejercicio, Fracturas, Noticias and tagged , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.